España, 4 millones de parados (recientemente hemos conseguido rebajar esa cifra), el paro entre los grupos de edad de los 25-44 y de más de 44 se ha igualado por primera vez. Hasta ahora aceptábamos que los jóvenes recién salidos de sus carreras universitarias cayeran de cabeza al paro, como si fuera lo más normal del mundo que las nuevas generaciones tengan como destino al finalizar sus estudios el estar desempleados. Estos jóvenes, deberían ser los que progresivamente se incorporaran al mundo laboral, que paulatinamente fueran cambiando las profesiones, aparecieran nuevas profesiones nuevos empleos nuevas necesidades. Pero no es así. Acaban sus estudios y al paro.

Los que estamos en el grupo de edad superior a los 44 años, hemos asistido a épocas de crisis, épocas de burbuja inmobiliaria donde los llamados “constructores” iban en Ferrari  y todo el mundo tenía dinero, se compraba una casa más grande, un coche nuevo que metía en el crédito hipotecario, y que los bancos corrían a conceder, por supuesto. De repente, todo acabó, y todo se vino abajo. Primero recortes de nómina, despidos, desahucios… el fin del mundo para muchas familias.

Ahora a los 44 años no se sabe si estás en medio de tu carrera profesional y todavía tienes mucho que ofrecer, o bien estás acabado porque a los 44 años ya no tienes nada que ofrecer porque el mercado ha cambiado y no has adaptado. MENTIRA.

El mercado ha cambiado, VERDAD, pero tú lo has hecho con él, porque llevas muchos años trabajando en ese mercado y lo conoces.  La empresa, no lo reconoce de este modo, por qué? Muy fácil, es la propia empresa que no ha sabido evolucionar como el mercado y ha preferido cerrar los ojos y estirar el chicle hasta que se acabe. Pues se acaba. La empresa cierra, todos a la calle, algunos con suerte cobran indemnización, otros llegaban de sus vacaciones de verano y sorpresa, la empresa no levantaba la reja. Volvían al día siguiente y tampoco. Llaman a sus jefes directos y tampoco saben qué ocurre. El Empresario no aparece, no arregla la documentación para que sus ahora ex empleados puedan acudir al Inem/SOC para regularizar su situación. Situaciones familiares dramáticas en muchos casos. Estoy generalizando lo sé, pero no fueron pocos casos precisamente.

La situación económica actual es la siguiente, los empleados no llegan a ser Mileuristas. Hace unos años creíamos que los mileuristas eran la etapa inicial de cualquiera al llegar a una empresa, era un sueldo ridículo pero era temporal. Ahora mismo los sueldos son tan ridículos que ni siquiera llegan a los mil euros al mes.

Las ayudas del gobierno prácticamente son inexistentes, la formación para situaciones de este tipo no existe, los parados optábamos por formarnos para dar “visibilidad” al curriculum, en realidad estábamos alimentado un sistema caduco y sin salida. Prácticamente es un mercado de ganado, unos pocos “sementales” son valorados y consiguen mejorar su situación laboral, la mayoría simplemente acuden en masa a entrevistas laborales de todo tipo para cada vez trabajos menos cualificados. La última moda son las entrevistas en grupo, ya que a los entrevistadores no les da tiempo para evaluar de forma correcta a cada uno de los aspirantes. El sistema es determinar unos requerimientos por encima de las necesidades reales del puesto de trabajo. Estudios superiores o Máster, idiomas cuantos más mejor, etc.. Se eliminan todos los CV que no cumplen esas características, y entre los seleccionados, que siguen siendo miles, pues entrevistas de grupo y que sea lo que dios quiera. Al final del proceso, uno de los candidatos consigue el ansiado puesto de trabajo y está feliz por haberlo conseguido. Con el paso de los primeros meses, se da cuenta que no podrá poner en práctica sus estudios, ni mejorará su nivel de idiomas, ya que la empresa no tiene clientes ni proveedores extranjeros con los que hablar y sus quehaceres y responsabilidades son de perfil muy bajo, y su sueldo acorde con ese bajo perfil ni siquiera es mileurista. Resultado, un trabajador altamente cualificado en un empleo poco cualificado y sueldo bajo, igual a empleado frustrado e ineficiente. El entrevistador y el responsable de RRHH y los jefes aun se felicitan por la contratación de alguien tan cualificado.

Otro ejemplo de procesos laborales cuestionables, son los que buscan perfiles comerciales, generalmente más o menos agresivos, que sepan presionar y conseguir las ventas de lo que sea de la forma que sea. En las entrevistas te piden por los contactos y cartera de clientes. Ya vamos mal, si yo tengo que aportarte mis contactos personales y profesionales a tu empresa, por una remuneración ridícula y que a los pocos meses me habré despedido o lo  habrá hecho mi jefe porque así recorta gastos.

Las empresas creen que la única forma de incrementar beneficios es recortar gastos, no digo que en algunos casos no sea necesario, pero casi nunca recortan los gastos que deben, simplemente despiden a los más fáciles y más baratos de despedir. Esto provoca que los que siguen en plantilla deban asumir más responsabilidades, jornadas laborales más largas, por el mismo sueldo y además deben estar agradecidos por ello, porque si no les parece bien hay miles de personas en la puerta esperando ocupar su puesto. Si no te gusta vuelve al Paro, amenaza eficaz y cada vez más común.

Estas empresas no son sólo las grandes empresas, las PYME también actúan de la misma forma. Cuántos jefes hemos tenido que en lugar de rodearse de colaboradores más válidos y con más talento, han hecho todo lo contrario por miedo a perder su silla. A partir de ahí,  el método de trabajo es la presión al nivel inmediatamente inferior, es decir, se debe conseguir incrementar las ventas, pues a apretar a los vendedores y comerciales a cualquier precio, de cualquier manera, y si se debe incrementar todavía más la cifra, pues peores maneras se utilizan.

Las grandes empresas son como grandes dinosaurios, les cuesta desplazarse y cambiar de rumbo, pero cuando deciden cambiar el rumbo, lo cambian. Ponen todos los recursos al servicio de ese cambio de rumbo y así consiguen reflotar la situación y recuperar su competitividad de nuevo. Por el camino sueltan lastre, de todo tipo, materiales y emocionales, despidos y nuevas contrataciones, pero de forma desequilibrada, cada vez despiden más y cada vez contratan menos.

Todos corremos a formarnos para intentar actualizarnos, hacemos un máster, cuánto más caro mejor, creyendo que nos dará acceso a un puesto de trabajo acorde al precio de ese máster. Luego algunos afortunados conseguimos incorporarnos a un puesto de trabajo, pero muy lejos de nuestras expectativas salariales y profesionales.

El sistema actual es ineficiente, la estructura de estudios, de formaciones impartidas, de sistemas utilizados, todo sigue el mismo sistema de toda la vida, para incorporarse a un sistema laboral caduco de igual forma porque los profesionales no tienen la formación y perfil adecuado a las circunstancias actuales.

La fuga de talento es evidente, la gente joven que podría cambiar la situación de este país prefiere irse fuera porque hace muchos años que los ignoran y los convierten en zombies donde sus capacidades se diluyen o bien se mueren de hambre en el paro.

Las personas que tienen inquietudes, que quieren actualizarse de verdad, que buscan nuevas competencias, adaptar sus habilidades al mercado actual, no encuentran formación adecuada, encuentran la formación tradicional, que es muy válida para circunstancias muy concretas, o encuentran conceptos, métodos y técnicas que desconocen, que no entienden y no saben cómo diferenciar entre la paja.

En épocas de crisis, surgen oportunidades, siempre, muchísimas, que pocos saben ver, que pocos tienen las habilidades para reconocer. Hoy en día Internet significa millones de oportunidades, de posibilidades, buenas y malas. Tienes acceso a una cantidad prácticamente infinita de contenido de todo tipo para aprender de todo, acceso a oportunidades de negocio, miles de ellas.

Cómo discriminar entre tanta paja?? En realidad es más fácil de lo que creemos, precisamente Internet nos facilita ese proceso. Si buscamos información sobre ese negocio, esa persona, esa técnica utilizada, esa formación, ese método encontraremos toda la información que queramos y más. Debemos invertir tiempo en “investigar” en “descubrir” qué hay detrás. Es factible, recomendable y muy fácil de hacer.

Hoy en día el perfil Emprendedor es el más buscado porque implica que esa persona tiene unas cualidades personales que incluyen resolución, atrevimiento, iniciativa, esfuerzo, implicación en un proyecto. .. Es un billete seguro par asalir del Paro.

El Emprendedor tiene unas necesidades muy concretas, debe materializar una idea en un proyecto real y además debe ser viable económicamente.

¿Cómo materializar una idea en un negocio?

Muy fácil, pregúntanos, asiste a nuestros Webinars, nuestras conferencias, mira nuestros tutoriales y pregúntanos (por si no lo había dicho)

Categorías: Empleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quiero darme de alta en la newsletter