Cambia tu mentalidad, cambia tu paradigma

4:00 am (si am ) Ana me despierta, siempre me cuesta despertarme, hoy menos porque hoy es un gran día.

Hoy empieza la segunda fase de este gran proyecto profesional, de este gran proyecto vital, de este momento que QUIERO CAMBIAR MI VIDA.

Me doy cuenta que siempre he tenido el poder, TODOS LO TENEMOS, pero unos no nos atrevemos, y otros no nos damos cuenta. Somos como el elefante atado a la estaca, cuando era pequeño lo ataron a una estaca.

El pequeño elefante cada día ponía todo su esfuerzo en desatarse, en arrancar esa estaca, y cada día fracasaba, cada día se despertaba y volvía a intentar arrancarla. Hasta que un día empezó a intentarlo un poco menos, porque cada día se daba antes por vencido, hasta que un día dejó de intentarlo, se convenció que jamás podría arrancarla. El elefantito fue creciendo, hasta que fue un gran elefante y aunque la estaca seguía siendo la misma que cuando era pequeño y ahora se veía ridícula a su lado, jamás volvió a intentar arrancarla. A pesar que ahora la arrancaría sin esfuerzo alguno.

 

En nuestro caso nos pasa algo muy parecido, desde pequeño nos dicen qué podemos y qué no podemos hacer. Vamos creciendo y vamos interiorizando todo lo que nos enseñan y nos advierten. Lo hacemos porque es nuestro entorno, nuestros padres, nuestra familia, nuestros amigos quienes nos lo dicen. Y nuestro pensamiento es, si ellos nos lo dicen y lo hacen porque nos aman, porque no quieren que suframos, será porque es VERDAD. Y cada día la estaca se clava más hondo en nuestra conciencia.

Cambia tu mentalidad, cambia tu paradigma, libérate.

A menudo eso ayuda a muchas personas, les da seguridad y confianza y no vuelven a plantearse nada de lo aprendido.

Pero a veces no ayuda, a veces eso es prácticamente un billete de ida hacia el fracaso, sin viaje de vuelta. Crecemos, nos hacemos mayores estudiamos una carrera y nos incorporamos al mundo laboral. Y algo no funciona bien, primero nos damos cuenta que los años invertidos en nuestra formación han sido casi inútiles, tan sólo ha servido para la entrada, pero casi no podemos aplicar nada de lo estudiado con tanto esfuerzo en nuestro trabajo diario.

Pero como eso le pasa a todo el mundo, pues creemos que es lo normal, y no nos planteamos otra cosa, es más llegamos a la conclusión que seguramente es que la carrera no es suficiente y que ahora lo que necesitamos es un Máster. Y allá que vamos, pagamos un dineral, porque además tenemos el extraño convencimiento que cuanto más caro más prestigio, mejor inversión será porque la formación será mejor.

El problema de este tipo de formaciones es que casi nunca se realizan siguiendo un plan establecido de crecimiento profesional y personal, atendiendo nuestras necesidades profesionales actuales, sino que cursamos ese Máster convencidos que sólo con cursarlo nos dan la entrada a un mejor trabajo, a un mejor salario, a una mejor vida. Nos han enseñado que eso es así. Pero y si no?? Y si no queremos ese tipo de vida, ese tipo de trabajo? Y si de repente nos creemos que PODEMOS hacer algo mejor? Y si de repente empezamos a plantearnos que quizás si que podemos arrancar es estaca?

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quiero darme de alta en la newsletter